Unite al grupo

Pensadores Del Sur
en facebook

Pensadores del Sur

Nuevo Blog

Nuevo Blog
Haz tu jugada

PROXIMAMENTE:

PROXIMAMENTE:
EL HOMBRE LÍMITE

PArticipá

Si tenés algo para decir, te gustaría opinar, si tenés alguna propuesta o comentario. Escribinos a: pensadoresdelsur@gmail.com


Visitas en el mundo

Seguidores

contacta a nuestros autores

Daniel Alejandro Motta : d.ale.motta@gmail.com
Leonardo Victor Scilabra : lvs.pensadoresdelsur@gmail.com
Matias Scilabra : mscilabra@yahoo.com


Matías Scilabra

jueves, 9 de abril de 2009

El muro infernal


Parecía un método algo lejano. Lo habían hecho los alemanes hace mucho tiempo. Hace poco leíamos que un muro iba a encerrar a una favela en Brasil. Y ahora los argentinos ya tenemos nuestro propio muro.

Como no puede ser de otra manera, el muro está hecho para separar a los pobres de los ricos. O para hablar en el lenguaje más argento: para separar a los chorritos, a los delincuentes, a los ladrones, en fin, a los pobres, de la gente decente, de los que nunca robaron nada.

El muro lo ordenó armar el intendente de la localidad bonaerense de San Isidro, Gustavo Posse. Separa a su municipio del de San Fernando. La idea es cuidar al barrio súper residencial La Horqueta de los villeros.

La Presidenta Cristina Kirchner dijo que el muro es “una involución”. El ministro de seguridad bonaerense, Carlos Stornelli, expresó que la medida “es una locura”. El señalado por todos, el intendente Posse, dijo que, en realidad, no es un muro…

Los vecinos de la zona están derribando lo que ya está construido. “Los chicos no nacen chorros”, se puede leer a modo de grafiti.

Es cierto que hay inseguridad. Es cierto que en las villas hay personas que hay delincuentes. Pero también es cierto que en las villas no todos son iguales. Hay personas más íntegras en las villas que muchos de los que sacan a pasear su perro salchicha por las calles de La Horqueta.
No es cuestión, de todas formas, de empezar una guerra de clases. Por lo menos no de ésta manera. Es cuestión de trabajar de enserio en terminar con la inseguridad, combatiendo a fondo la corrupción de la maldita policía, brindando más y mejor educación, generando empleo; y no discriminando, robándoles lo poco que les queda a muchos que les tocó nacer inmersos en la extrema pobreza: su dignidad.

3 comentarios:

LeoAbsurdo dijo...

Buen blog! Felicitaciones! Te agrego y te sigo

Leonardo Victor Scilabra dijo...

En la Horqueta al grito de heil Posse!
La verdad que es intolerante que a esta altura de la historia sigan pasando cosas de este tipo, creo que muchos pensabamos que era un problema medianamente superado, pero día a día podemos notar que todavía están latentes algunas ideas de escencia totalmente nazis. Es gravísimo.

MONA dijo...

La lucha de clases ya existe. Hay luigares que son solamente para la clase media y alta, a la que no0s posible la concurrencia de los pobres, y si son morocho0nes, menos...
A las escuelas del Estado van solamente los pobres, y hasta las maestras, que defienden la escuela pública, en su mayoría mandan a sus hijos a estudiar a las escuelas privadas.
Hasta la moda diferencia entre unos y otros. La gran oferta de ropa a la moda, vs. la ropa presentable, hace que unos se vean zaparrastrosos, pero con ropa nueva, y los otros se vean igual de zaparrastrosos, con ropa re lavada, muy usada, con remeras oscuras que quedaron color topo...
Cuando yo era chica -hace un montón de años- cada niño tenía un equipo de ropa "de salir" que lo dejaba presentable, aún cuando una fuera pobre, hija de obrero. Se trataba de una remera o camisita blanca, un zapato que se lustraba con betún, y medias blancas...
El consumo desenfrenado hace a la lucha de clases... y habría que pensar si nos hace más felices...
Saludos